Comunicar en PRL… ¿una utopía?

constructores en acciónSi la comunicación es una de las claves imprescindibles para andar por el mundo, hay algunas esferas en que comunicar bien resulta particularmente indispensable, por más que a algunos les suene a sánscrito o les provoque una sonrisa descreída.

Uno de esos campos donde comunicar bien puede marcar –literalmente- la frontera entre la vida y la muerte es la Prevención de Riesgos Laborales (PRL). Cualquiera que haya intentado gestionar e impulsar la seguridad y salud en una empresa lo sabe muy bien. Y desde el ámbito científico y académico, los estudiosos de la seguridad también lo han señalado una y otra vez. Baste mencionar, por ejemplo, la Teoría de la Homeostasis del Riesgo, del psicólogo canadiense nacido en Holanda Gerald J.S. Wilde, quien le adjudica a la motivación el papel protagonista a la hora de promover la seguridad.

Y es justamente en ese campo, el de la motivación, la persuasión y la participación, donde una asesoría o auditoría externa de Comunicación puede darnos algunas ideas de qué no estamos haciendo (o haciendo mal) y qué podríamos hacer para buscar ese “plus” de motivación en el camino hacia una mentalidad y una conducta realmente preventivas.

La idea de que alguien de afuera se asome a nuestras intimidades empresariales puede parecer, a primera vista, temeraria, pero es la base de todo el entramado de auditorías y consultorías que tanto han contribuido al crecimiento de las organizaciones más diversas. Para decirlo breve: desde afuera se ve mejor. Y esto es así porque el observador, completamente libre de la cadena de mando y de todos los condicionamientos impuestos por una determinada cotidianidad, puede ser más objetivo y mirar la realidad desde ángulos, no sólo especializados, sino también nuevos.

Por otra parte, ninguna asesoría de comunicación se parece a otra. Precisamente porque la comunicación es un acto plenamente creativo y de construcción diaria, una asesoría sobre el tema está muy lejos de las arquetípicas y clásicas auditorías, pletóricas de documentos, procedimientos y certificados. Por el contrario, la flexibilidad y la empatía son dos ingredientes claves de cualquier consultoría en Comunicación. En última instancia, este tipo de consultoría debe responder a una pregunta engañosamente simple: ¿cómo transmitir ESTE mensaje en ESTE contexto para lograr ESTOS objetivos?

Aquí las mayúsculas no son caprichosas. Intentan subrayar el hecho de que debemos determinar muy bien qué mensajes queremos realmente transmitir, conocer a fondo el contexto en que nos desenvolvemos y clarificar al máximo qué objetivos se persiguen. Dicho así, parece una verdad de Perogrullo, como descubrir el agua caliente, el sol o las bicicletas. Lo difícil, sin embargo, es hacerlo.

LScomunicación ha avanzado algo por esta senda. Por eso os invitamos a descubrir nuestro proyecto más reciente de asesoría en Comunicación, esta vez centrada en la Prevención de Riesgos Laborales, pero perfectamente ampliable a otros ámbitos del día a día empresarial.

Casi no hay ni que decirlo: se aceptan sugerencias, preguntas, críticas y todo tipo de… ¡comunicación!